MALLORCAPURA | De excursión a Sa Foradada
Sa Foradada es una península al noroeste de la isla de Mallorca. Allí se forma una pequeña playita paradisiaca en un entorno de ensueño. Una excursión que no olvidaras y apta para toda la familia.
Sa Foradada, excursiones en Mallorca, senderismo en Mallorca, en barco por Mallorca
95
post-template-default,single,single-post,postid-95,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,vss_responsive_adv,vss_width_600,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.5.0,vc_responsive
sa foradada

De excursión a Sa Foradada

Sa foradada es uno de los rincones escondidos más bonitos de Mallorca, con una preciosa calita y con unas vistas espectaculares, en un paraje único.

En un rincón de la sierra de la Tramuntana (Patrimonio de la humanidad por la Unesco) requiere una excursión a pie de aproximadamente dos horas. Una hora para llegar hasta el restaurantes sa foradada y otra hora para volver. Es de dificultad media baja, por lo que es apta para hacer con niños. La vuelta es cuesta arriba, por lo que no lo recomiendo ni en julio, ni en agosto, donde el sol te agota.

sa foradada mallorca

¿Cómo llegar?

 

En coche hay que ir dirección Valdemossa y luego Deia, hasta llegar a Son Marroig, es la zona de Mallorca mas occidental, ¡ya solo ir hasta aquí merece la pena!, aunque no se haga la excursión a pie después hasta la cala y restaurante de abajo.

Son Marroig era la residencia del Archiduque Luis Salvador de Austria que fue un enamorado de Mallorca y sobre todo de su flora y su fauna. Escribió un libro (Die Balearen) que sigue hoy en dia siendo referente, pues es la obra más exhaustiva sobre paisaje, costumbres y tradiciones de la cultura Balear del siglo XIX.

Son Marroig es conocidísimo también por ser el lugar más bonito e idílico de la isla para casarse. Tiene un baldaquín situado casi al borde del acantilado, que suele ser la foto perfecta para cualquiera que pasa por allí.  Adorado por sus inolvidables puestas de sol.

Ese es el motivo por el que muy cerca de allí, en un restaurant se juntas decenas de personas, casi todas las tardes para despedir al sol.

son marroig

Excursión a pie

 

Ya aparcados en el parking en esta zona (Son Marroig) se puede ir bajando hacia sa foradada. No tiene perdida, pues solo hay un camino pasando una berja. Descendiendo pasareis por miradores, cuevas, vereis burros, y con suerte alguna cabra montesa. Nuestro destino al final del camino, un mini puerto idílico en una pequeña peninsula con una calita de roca.

 

Restaurante Sa Foradada

 

Una vez allí, recomiendo bañarse, y comer en el restaurante sa Foradada. Esta especializado en Paellas y pescados.

Al llegar las vistas son de infarto, realmente merece la pena la excursión. Acordaros antes de reservar una mesa en el restaurante de abajo, ¡ojo hay otro más arriba que es el mirador, yo me refiero al restaurante de abajo, que tienen casi el mismo nombre, ¡mirador sa foradada o restaurant sa foradada! os dejo el teléfono para reservas 616 087499.

Sobre la calidad de la comida , os digo que las paellas están hechas al horno de leña y que huele espectacular. En realidad esa es su especialidad, pero en mi opinión de sabor no son tan buenas, yo recomiendo una dorada a la brasa, con un vinito de Mallorca, ¡sin pasarse que hay que volver!!

sa foradada

Mi consejo

 

Ahora os confieso mi gran secreto, que la mejor manera de llegar es en barco. Así llegué yo la semana pasada, si podéis alquilar uno. Seguro que encontráis algo en puerto Sóller.  Desde allí dirección suroeste llegareis a una maravillosa roca con forma de elefante. La forma es debido a un orificio en la roca, erosionada por la acción del viento. No hace falta mucha imaginación para intuir ese elefante  y desde ese orificio se ve perfectamente como sale la trompa. ¡igualito a un gran elefante!!

Allí anclas y si tu barco no tiene una neumática a bordo, nadas hasta el mini embarcadero y subes unos 3 minutos por una cuesta con algunos peldaños y ¡ya estas en el restaurante! (claro yo llevo una bolsa impermeable con chanclas, vestidito y toalla). Creedme esto es una excursión fácil, hay barcos que no necesitan licencia y solo hay que elegir un día donde no haya olas y buen pronostico para evitar sustos.

Así que a que esperáis,

¡A DISFRUTAR!

Sin comentarios

Dame tu opinión